Vivienda protegida

Es una vivienda especial, calificada como tal por la Administración correspondiente.

Las características principales de una vivienda protegida son:

  • Su limitación de acceso, hay que cumplir determinados requisitos para acceder a una vivienda protegida.
  • La limitación en la transmisión: son inmunebles que tienen que cumplir unos determinados condicionantes para venderse.
  • La financiación: cuentan con préstamo hipotecario cualificado, que tiene unas características reguladas por la Administración.
  • Ayudas económicas: Desde la existencia de este tipo de viviendas han existido determinadas ayudas como subvenciones y subsidiación, en función de los Ingresos de los adquirentes.

La normativa estatal establece los siguientes tipos de vivienda protegida:

  • Régimen Especial.
  • Régimen General.
  • Régimen Concertado.

Las Comunidades Autónomas, en su respectivo ámbito territorial, suelen establecer tipos de vivienda protegida con terminologías diferentes, que se corresponden o asimilan con las respectivas tipologías de vivienda protegida de ámbito estatal. Algunos ejemplos de ello son los siguientes:
  • En la Comunidad de Castilla y León se denominan Viviendas de Régimen Especial y Viviendas de Precio General.
  • En la Comunidad de Madrid se designan Viviendas con Protección Pública de Precio Básico – equivalente a las de Régimen General- y Viviendas con Protección Pública de Precio Limitado – equivalentes a las de Régimen Concertado.
  • En la Comunidad de Galicia se denominan Viviendas de Régimen Especial, Precio General y Precio Concertado.

Requisitos para acceder a una vivienda protegida.

  • No tener vivienda en propiedad en todo el territorio nacional.
  • No estar por encima de los límites de renta establecidos.
  • Destinar la vivienda a residencia habitual y ocuparla en un plazo máximo concreto.

Estos requisitos pueden variar en función de la comunidad autónoma que corresponda.