Jardín de los Rosales ya tiene financiación. Se ha firmado con el BBVA. El proceso continúa avanzando y en breve empezarán las obras. AVINTIA es la constructora encargada de llevarlas a cabo.

Ya tenemos concedida la licencia de obra y la calificación provisional. Pero… ¿Ahora qué? ¿Cuáles son los pasos que faltan para que me den mi casa? Son preguntas frecuentes que se puede hacer cualquiera de los cooperativistas de Jardín de los Rosales que vamos a intentar aclarar a continuación.

Una vez concedida la licencia de obra empieza la fase de construcción, una de las más esperadas por los socios. El trabajo es supervisado escrupulosamente por los técnicos de la cooperativa. Durante la ejecución de las obras se informa mensualmente a la cooperativa de los avances y en base a ello, se realizan disposiciones de préstamo para atender los pagos a la constructora. En paralelo se van tomando las decisiones que corresponda, ya sea en el ámbito del consejo rector o en reuniones de asamblea de los socios de la promoción, que son los encargados, por ejemplo, de tomar decisiones respecto a las posibles mejoras a realizar.

Durante este periodo también se procede a la firma del título de adjudicación que es, para que nos entendamos, el equivalente en las cooperativas de viviendas, al contrato de compra-venta que se firmaría al adquirir una vivienda sobre plano.

El periodo de tiempo de construcción de la vivienda suele oscilar entre los 18 y 20 meses. Plazo durante el cual los socios deben seguir realizando las aportaciones que correspondan de acuerdo a la vivienda que han elegido.

Una vez que la obra está terminada, con el certificado final de la obra concedido, iniciamos los trámites administrativos necesarios para la entrega de las viviendas. Para ello tenemos que solicitar al Ayuntamiento la licencia de primera ocupación: los técnicos municipales controlarán que la obra ejecutada se ha ajustado al proyecto al que se le concedió la licencia, que el edificio cumple con los requisitos exigidos para ser destinada a uso residencial, y que lo construido reúne las condiciones técnicas de seguridad y salubridad necesarias. Al mismo tiempo solicitamos a la Comunidad de Madrid la cédula de calificación definitiva.

Una vez comprobado que todo está correcto y obtenidos estos permisos podremos inscribir en el registro de la propiedad la obra como terminada. A continuación, el cooperativista puede firmar la escritura de adjudicación y subrogarse en hipoteca que tiene la cooperativa. En ese mismo acto, recibirá las llaves del que será su nuevo hogar y podrá empezar a disfrutar de él.